Camino de Santiago: qué llevar en la mochila (en verano e invierno)

Es una de las dudas más frecuentes de muchos peregrinos primerizos (y no primerizos): qué llevar en la mochila para hacer el Camino de Santiago. En este artículo voy a hablar desde mi experiencia tras haber hecho tres veces la ruta Xacobea (y también desde mi punto de vista como fisioterapeuta y viajero que ha recorrido el mundo durante largas temporadas por Europa, Sudamérica, Asia y Oceanía).

Qué llevar en la mochila para hacer el Camino de Santiago

En nuestro artículo con consejos para preparar el Camino de Santiago ya anunciamos que íbamos a dedicar un artículo al equipaje para el Camino de Santiago. Era necesario, pues es uno de los puntos fundamentales, sobre todo por dos motivos:

  • Porque el peso de la mochila es uno de los factores que más lesiona (y que provoca diversas lesiones y dolores de rodilla).
  • Porque es importante ser prácticos para disfrutar lo máximo posible de la ruta.

En este artículo voy a hablar de forma genérica de las cosas que hay que llevar al Camino de Santiago, las que NO hay que llevar. De la misma forma, distinguiré sobre qué llevar en la mochila para hacer el Camino de Santiago en verano y en invierno.

Camino de Santiago: qué llevar en la mochila

A la hora de hacer la mochila para el Camino hay que tener en cuenta una norma fundamental: el peso es el que determina nuestro cansancio y nuestras lesiones. Leído así, parece sencillo, pero cuando empiezas a meter cosas (y más cosas y más cosas) en la mochila, te das cuenta de que cumplirlo no es tan fácil.

Qué llevar en la mochila Camino de Santiago

Pero antes de entrar de lleno al listado de cosas que llevar en la mochila para el Camino de Santiago, voy a dar algunas recomendaciones previas.

Cómo hacer la mochila para el camino de Santiago

  1. Calcula como si el viaje fuese a ser de tres días. Esta recomendación se aplica a cualquier viaje largo con mochila y parte de la norma de que no hay que llevar tanta ropa como días viajemos, sino que deberemos lavar por el camino. Puede que aquí surjan algunos alegatos del tipo “pero y si llueve, cómo lo seco”. Una solución son las secadoras. En muchos alojamientos destinados a peregrinos hay lavadoras y secadoras. Las lavanderías de autoservicio están creciendo como setas en Galicia (doy fe), y ya están apareciendo unas cuantas en algunos de los caminos más frecuentados por peregrinos.
  2. El equipaje conviene llevarlo de tal forma que lo más pesado quede en la parte de abajo y más próximo a la espalda.
  3. Es recomendable compartimentar los distintos elementos en bolsas. Pueden ser bolsas de tela (hay algunas especiales de viaje que son impermeables) o de las de la compra de material orgánico (que no hacen tanto ruido al moverlas, para cuando estemos de noche en el albergue). De esta forma es más sencillo distribuir los elementos, localizarlos, ordenarlos y, de paso, protegerlos en caso de que se moje la mochila. Aunque para evitar eso hay que llevar un cubremochilas.
  4. Lleva ropa ligera y transpirable. La clave es hacer el camino con ropa cómoda y que permita libertad de movimiento permita moverte con total libertad y que evite la acumulación de sudor.
  5. No estrenes calzado pero tampoco lleves esas zapatillas que tienes en el armario y a las que ya no les queda casi suela. Lo ideal es llevar un calzado que ya esté rodado, que conozcas y que te resulte cómodo.
  6. Cuidado con las botas altas. Estas tienen una recomendación, para invierno, y una GRAN contraindicación, en verano. Después hablaré de ello.
  7. Lleva bastones. En esto puedo ser ligeramente flexible si eres alguien experimentado en caminatas y tienes el cuerpo entrenado. Para el resto, sin duda, los bastones pueden parecer una carga pero para momentos como las temidas bajadas, causantes de bastantes lesiones, son fundamentales. Eso sí, que sean lo más ligeros y pequeños posible.
  8. Respecto a la mochila en sí, ya hablaré de ella en otro artículo dedicado, pero es importante saber que debe estar bien diseñada, que el peso recaiga en la pelvis a través de un cinturón pélvico o lumbar y no tanto en los hombros. Si esto sucede, provocaremos dolor en hombros y cuello (puedes leer cómo aliviar estas contracturas cervicales en este artículo).

Respecto a las cosas que NO hay que llevar al Camino de Santiago en la mochila, la respuesta es fácil: todo aquello que no sea vital y necesario para la actividad de caminar. En este terreno entran elementos varios de estética (maquillaje etc), los «por si acaso» de ropa que nunca se acabarán utilizando, electrónica (portátiles, drones, cámaras muy pesadas) salvo que se tenga que trabajar o se vaya a realizar algún proyecto muy concreto en torno al camino.

Respecto a las cámaras de foto, hoy día los smartphones son una herramienta ideal para tener ordenador, cámara y reproductor multimedia por lo que con eso puede bastar (salvo que, repito, se tenga un especial interés en llevar una cámara de fotos más especializada por motivo de trabajo o fuerte afición por la fotografía).

Qué llevar al Camino de Santiago en verano e invierno

Las cosas que hay que llevar en la mochila para el Camino de Santiago varían ligeramente dependiendo sobre todo de un factor: la época del año. En verano (en general, en los meses más calurosos y secos) el equipaje varía bastante respecto a invierno (y meses húmedos).

Qué llevar al Camino de Santiago en verano 

Esta es mi recomendación de cosas que llevar al Camino de Santiago en verano

  1. Un pantalón corto y otro desmontable.
  2. Un par de camisetas ligeras, si no son de algodón, mejor, que se empapan enseguida y tardan en secar. Las transpirables, aunque cogen mucho más olor, son preferibles (se secan mucho antes, además).
  3. Ropa interior: aquí depende de cada uno, pero yo soy partidario de llevar unos 3 calzoncillos/bragas. En el caso de sujetadores, dos es una cifra suficiente si se lava y seca nada más llegar a destino. Mejor de los que son deportivos.
  4. Dos pares de calcetines especiales de trekking para tiempo de verano (salvo que lleves sandalias). Que sean sin apenas costuras y de tu talla de pie para que no generen pliegues.
  5. Un par de zapatillas de running o de trekking ligeras, transpirables y de caña baja o bien sandalias de trekking tipo las de marca TEVA si se va en verano (para mí las mejores). En marzo-abril, por las lluvias, podría ser recomendable  botas de caña media, porque hay zonas embarradas y evitas la entrada de agua. Eso sí, no deben ser calurosas.
  6. Chanclas para cuando termines la etapa (y para ducharte, hay que evitar papilomas).
  7. Toalla de secado rápido (son muy ligeras).
  8. Tapones para los oídos para dormir si es en albergue y coincide con un gran roncador (o roncadora). Preparar el Camino de Santiago también está en los pequeños detalles.
  9. Un impermeable, tanto para la mochila (cubremochilas) como para ti. También está la opción del poncho que cubre a ambos (ahorras espacio pero no tendrás ningún impermeable para cuando no tengas la mochila puesta).
  10. Neceser con lo básico de higiene (cepillo, pasta, jabón…) y en pequeños frascos. En el neceser irán también los elementos básicos necesarios para cada persona (lentillas, suero y más elementos que sean NECESARIOS).
  11. Puede sonar cómico, pero no lo es, va muy en serio: un rollo de papel higiénico (nunca sabes cuándo puede haber un momento de apretón).
  12. Pequeños utensilios multiusos como imperdibles (para enganchar ropa a la mochila o resolver momentáneamente un roto, por ejemplo), aguja e hilo (para zurcir, ojo, NO para las ampollas, esto lo comentaré en un artículo dedicado a ellas), un poco de cuerda (2-3 metros) para colgar ropa mojada.
  13. Una pastilla de jabón lagarto o detergente para lavar la ropa (aunque, repito, hay bastantes lavanderías a lo largo del Camino).
  14. Botiquín básico (hablo de esto de forma extensa en este artículo sobre qué llevar en el botiquin para el Camino de Santiago)
  15. Chaqueta de manga larga ligera (es Galicia, hace fresco incluso en verano).
  16. Gorro, pañuelo o buff para la cabeza.
  17. Cantimplora o botella de agua. Es importantísimo hidratar continuamente, sobre todo en verano.
  18. Linterna (lo ideal es que sea frontal, de las que se engancha a la cabeza)
  19. Navaja multiusos.
  20. Pinzas para colgar la ropa húmeda en el albergue o de la mochila mientras estás caminando (se va secando conforme haces la etapa).
  21. Bastones para caminar. Ya lo comenté antes. Son fundamentales durante las bajadas para evitar problemas como la condromalacia o las tendinitis de rodilla.
  22. Saco sábana. Estos son sacos ligeros de algodón o seda (los mejores) que se utilizan para dormir en los albergues (unos grandes compañeros en viajes a lugares como India) El saco de dormir solo lo metería si se va a hacer viva o dormir en tienda de campaña.
  23. Protector solar. Hay que tener mucho cuidado con el sol.
  24. Tienda de campaña. Esta recomendación es útil para temporada alta para no preocuparse del tema espacio en los albergues, aunque… ¡ojo! Lo que ganas en libertad lo pierdes en peso que cargas (y esto puede costarte caro).

 

Qué llevar al Camino de Santiago en invierno

Sobre qué llevar en la mochila para hacer el Camino de Santiago en invierno, las cosas básicas siguen siendo las mismas que para verano, solo que variando algunas cosas.

  1. Dos pantalones, uno desmontable y otro especial para senderismo que se seque rápido. Si se acude en época en la que hay nieve sería recomendable incluso que fuese abrigado y con algo de impermeabilidad.
  2. Dos pares de calcetines especiales de trekking para tiempo de invierno (más abrigados pero transpirables y de secado rápido).
  3. Dos camisetas térmicas o una camiseta térmica y una normal transpirable (depende de la previsión de frío y nieve, que sea invierno no significa que no vaya a hacer sol, con el aumento de temperatura que supone).
  4. Botas de trekking de caña media, impermeables (por el barro y el agua) y, si se acude con nieve, con algo de abrigo interior para evitar la congelación del pie.
  5. Sistema de abrigo por capas: lo recomendable para hacer el camino en invierno es aplicar el sistema de capas de toda actividad de senderismo:
    1. Camiseta interior transpirable(térmica o normal),
    2. Sudadera  o chaqueta de cremallera (ligera, transpirable y si es con cortaviento, mejor que mejor).
    3. Chaqueta de fibra o pluma (que mantienen la temperatura en movimiento) o polar.
    4. Chaqueta impermeable.
  6. Cantimplora o, si hace mucho frío, termo con líquido caliente.
  7. Guantes pequeños y ligeros
  8. Gorro

 Estos son, a grandes rasgos, los puntos que considero más importantes a la hora de plantearse qué llevar en la mochila para el Camino de Santiago tanto en verano como en invierno. Si tienes alguna duda, puedes hacérnosla llegar en comentarios un poco más abajo. Asimismo, puedes consultar alguno de nuestros otros artículos sobre el Camino de Santiago o sobre cómo evitar lesiones frecuentes.

A propósito de esto último, puede que te interese esta guía gratuita con consejos para mantenerse en forma:

Guía del Super Human

La puedes conseguir al suscribirte a nuestra newsletter (la cual, te prometemos, no será puro SPAM, sino que será un boletín mensual original, creativo, con un resumen de lo publicado en ese mes y las posibles ofertas y cursos que saquemos en el centro)

 

¿Cómo valorarías este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 4.4 / 5. Recuento de votos: 16

Hasta ahora, ¡no hay votos! Sé el primero en puntuar este contenido.

¡Sentimos que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dinos, ¿cómo podemos mejorar este contenido?

Autor: Dani Keral
Fisioterapeuta, blogger de viaje, fotógrafo y redactor en medios como Condé Nast Traveler, Yorokobu, Viaje con Escalas y Revista Salvaje. Creador, guionista y locutor del podcast El Vuelo Sonoro de Radio Viajera. Culo inquieto.

¿Cómo valorarías este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 4.4 / 5. Recuento de votos: 16

Hasta ahora, ¡no hay votos! Sé el primero en puntuar este contenido.

¡Sentimos que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dinos, ¿cómo podemos mejorar este contenido?

También te puede interesar…

Bastones para el Camino de Santiago: ¿cuál elegir?

Bastones para el Camino de Santiago: ¿cuál elegir?

La primera vez que me di cuenta de lo necesarios que son los bastones para el Camino de Santiago fue en mi tercera ruta de peregrinación a la ciudad del Apóstol. Tras haber recorrido el portugués y el francés en años anteriores, volví a repetir un tramo de este último...

Zapatillas para el Camino de Santiago

Zapatillas para el Camino de Santiago

Cuando nos planteamos hacer el Camino de Santiago hay varias dudas que nos vienen a la cabeza. La mayoría son sobre cómo preparar el Camino de Santiago, cómo entrenar o qué llevar en la mochila y, respecto a esta última, hay un factor que se repite mucho: qué...

Cómo entrenar para el Camino de Santiago

Cómo entrenar para el Camino de Santiago

En este blog ya hemos hablado con anterioridad sobre distintos aspectos a tener en cuenta a la hora de preparar el Camino de Santiago, tales como la mochila o el botiquín. En este artículo, desde el equipo de Quintana Massage queremos tocar un punto muy importante y...

Suscríbete a nuestra newsletter mensual...

...y te regalamos nuestra Guía del Super-Human con ejercicios y consejos para mantenerte en forma y evitar lesiones

* dato requerido

Para cumplir con la nueva Ley de Protección de Datos y que tus datos estén a salvo, debes leer y aceptar nuestra política de privacidad

0 comentarios

×